Just another WordPress.com site

Poema

Una mujer -Marcela Serrano-


(más…)


La carta -Ariana- )Lady Ari(

 

 

LA CARTA

 

 

  

Escribí una carta

que no llegó a su destino,

las palabras zigzaguean

cómo el cauce de un río,

unas veces como un torrente

otras como un charco vacío.

 

Decir….decir,

nada que hoy pueda tener sentido.

Nada nuevo,

nada que cualquier mortal

antes no hubiera sentido.

¡Qué  ingenuidad ¡

¡Dios, cuánto tiempo perdido!

 

Desnudé mi alma,

desgrané una a una

las sensaciones más intimas

 una pequeña ilusión,

 el más fugaz de mis sueños,

excitantes emociones de adolescencia.

 

Hasta que un maldito día gris,

bruscamente, un ave de mal agüero

me despertó de aquel sueño,

 rumores, difamaciones

que no venían a cuento,

dejó huérfano mi corazón

de mis primeros besos.

no comprobé si aquello era cierto,

me faltó valor,

 pudo más el veneno.

 

Diluí aquel  amor

las lágrimas y los celos,

y guardé en un cajón

todos mis sentimientos,

de lo demás….

 ¡ ya se encargó el tiempo !

 

Ahora que desapareció el dolor

y no tiene nombre ni dueño,

puedo abrir el cajón

 de empolvados recuerdos,

papeles viejos, amarillentos

pedazos de un corazón

que aún sigue latiendo,

una historia más de amor

que se quedó en un cajón,

y hoy es sólo un recuerdo.

 

Si  tenemos en cuenta

lo soñado y lo vivido,

tan emocionante y tan efímero,

se queda en una anécdota

lo que fue y lo que pudo haber sido.

 

-Ariana- 

 


La desconocida


Entre cuatro paredes )Lady Ari(



Imagen

Interior -Aurora Luque-


Te doy mi alma desnuna

 

 

  


Te doy mi alma desnuda

   

Te doy mi alma desnuda,
como estatua a la cual ningún cendal escuda.
Desnuda con el puro impudor
de un fruto, de una estrella o una flor,
de todas esas cosas que tienen la infinita serenidad

 de Eva antes de ser maldita.
De todas esas cosas, frutos, astros y rosas.

Que no sienten vergüenza del sexo sin celajes
y a quienes nadie osara fabricarles ropajes.
¡Sin velos, como el cuerpo de una diosa serena.
¡Que tuviera una intensa blancura de azucena!
¡Desnuda, y toda abierta de par en par
por el ansia de amar!

 

-Juana de  Ibarbourou


Buscando el sol

 

Buscando el sol 

mis piés me llevarán

no sé el camino que seguirán

Quiero escapar de la fría noche,

de la tristeza  que  araña el  alma

del  intenso  invierno   de soledad  

 )Ari(

 

 

 Imagen Marek-langowski


Hay Una Ciudad Que Me Espera En El Sur…

 


Hay una ciudad que me espera en el sur
y es extraño que no tenga tu nombre grabado en las paredes
( necesito emborracharme
cerrar todas las ventanas que dan a esta tarde
necesito saber la cantidad exacta de desesperación que anida en
esta hora)
en el sur sé que hay una ciudad que me espera
es extraño nunca he vivido allí la tristeza de noviembre
no sé cómo será el rumor de los magnolios golpeados por la lluvia
cuando noviembre invada las avenidas
y sobrevivan las cúpulas solitarias sencillamente solas
bajo un cielo de invierno sin pájaros
no sé qué vibración de muerte se esparcirá sobre el río
en el sur
no sé si tus pasos sonaron alguna vez en las losas de la ciudad
(es extraño que no tenga tu nombre grabado en las paredes)
tendré que enseñar a sus habitantes
el perfil asombrado de tu rostro
tendré que asesinar sus tardes de tranvías y río
con la furia que he aprendido de tu mirada
pero en el sur
qué extraño será atravesar parques y plazas
masticar el viento enervado de noviembre
descender a los muelles
sabiendo que siempre hay una ciudad que me espera
y que no tiene tu nombre grabado en las paredes.
-Pilar Pallarés-


La única mujer -Bertalicia Peralta-

 

La Única Mujer

La única mujer que puede ser
es la que sabe que el sol para su vida empieza ahora

la que no derrama lágrimas sino dardos para
sembrar la alambrada de su territorio

la que no comete ruegos
la que opina y levanta su cabeza y agita su cuerpo
y es tierna sin vergüenza y dura sin odios

la que desaprende el alfabeto de la sumisión
y camina erguida

la que no le teme a la soledad porque siempre ha estado sola
la que deja pasar los alaridos grotescos de la violencia

y la ejecuta con gracia
la que se libera en el amor pleno
la que ama

la única mujer que puede ser la única
es la que dolorida y limpia decide por sí misma
salir de su prehistoria.

-Bertalicia Peralta-



Cambio la Soledad -Beatriz Zuloaga-

 

     

 

 Cambio la soledad

Cambio la soledad
por un crepúsculo
y una espina
por una rosa roja.

El alma
por dos almas
y el cansancio
por la suave fatiga
de los besos.

Hasta el agua la trueco
por una gota concentrada
en el vidrio de espera
de mi casa.

El bosque
por la sombra de un árbol,
la grandeza
por lo pequeño cálido
que puedo guardar
en el puño de mi mano,
los manjares
por un poco de pan
humedecido en vino,
la vigilia ambiciosa
por la suave clausura
de mis ojos.

Cambio la casa grande
por el íntimo cuarto
de mis sueños
y el mundo
por el pequeño universo
de mi patria.

Cambio mi angustia soterrada
por un grito,
mi vestido
por un asta de viento
con banderas.
Cambio los mercaderes
por un Cristo
y trueco por campanas
el asmático pito
de las fábricas.

-Beatriz Zuluaga-

 

 

A la profunda rosa -Paul Valéry-

 

 

 

 

 

A LA PROFUNDA ROSA

Umbría y honda rosa, fragante gruta en sombra,
oh Rosa de placer, cuyo placer es llanto,
rosa húmeda a la espera de una caricia errante
por sus bordes de cáliz donde la carne es flor,

 con tu agua deliciosa, oh blanda Rosa, embriaga,
hasta el divino exceso de la dicha animal,
a un corazón que huyendo de la horrible aventura
de vivir, el veneno de su extraño mal bebe…

Deja que en ti se fundan los labios favoritos
cuya labor tan tierna y sinuosa aviva
en ti cada vez más, siempre más dulcedumbre;

mientras que la belleza que te lleva palpita
y palpitante inspira una ternura hermana
que su suspiro llama y que se precipita.

 -Paul Valéry-

 

 


Otoño -Octavio Paz-

  

 

 

En llamas, en otoños incendiados,
arde a veces mi corazón,
puro y solo. El viento lo despierta,
toca su centro y lo suspende
en luz que sonríe para nadie:
¡cuánta belleza suelta!

Busco unas manos,
una presencia, un cuerpo,
lo que rompe los muros
y hace nacer las formas embriagadas,
un roce, un son, un giro, un ala apenas;
busco dentro mí,
huesos, violines intocados,
vértebras delicadas y sombrías,
labios que sueñan labios,
manos que sueñan pájaros…

Y algo que no se sabe y dice «nunca»
cae del cielo,
de ti, mi Dios y mi adversario.

-Octavio Paz-

 


Amor Verdadero – William Shakespeare-

 

  

 

 

 

 

 

 

 

Amor Verdadero

No, no aparta a dos almas amadoras
adverso caso ni cruel porfía:
nunca mengua el amor ni se desvía,
y es uno y sin mudanza a todas horas.

Es fanal que borrascas bramadoras
con inmóviles rayos desafía;
estrella fija que los barcos guía;
mides su altura, mas su esencia ignoras.

    

Amor no sigue la fugaz corriente
de la edad, que deshace los colores
de los floridos labios y mejillas.

Eres eterno, Amor: si esto desmiente

mi vida no he sentido tus ardores,
ni supe comprender tus maravillas.

 

 

 

 

  


Ritual Secreto -Orietta Lozano-

 

 

 

RITUAL SECRETO

  

Amante mío, estoy desnuda, más fresca que el agua azul
para tu noche de amor.
Cada extremo de mi boca,
cada esquina de mis miembros
se apresuran como ágiles peces
hacia tus tibias  aguas.

Amante mío, yo deseo   la mordedura de tus dientes
y me encamino temblorosa hacia cada uno de tus dedos,
me detengo a mirar tu cuerpo a través de oscura cerradura
e incontenible deseo se posa en mis húmedos senos.

 
Por ti se escapa la sequedad de mi boca,
mi mirada de brújula perdida en tus rincones,
floto voluptuosa en tus profundas aguas
y me abro como flor nocturna a tu plácida noche.
Mi cuerpo, fiesta fértil y lasciva.
Paséeme solitaria, desnuda ante tu noche,
siémbrame semillas olorosas a sal.

 

 

Mírame desnuda
con la hermosa sospecha
que mi vientre será fértil a tu salada lluvia.
Mi caverna, tibia y silenciosa, guarida perfecta
de tu solitario cuerpo,
Mi boca es suave entre tus dientes,
mi lengua, pájaro que anida en tu boca.
Por mi carne fluye sudor de hierro
y me prendo
como alga marina a tu confuso mar.
 


 

Soy la obra inconclusa
con infinitas posibilidades para un final.
Me entrego fácil a tus brazos,
con el misterioso encanto de un ritual.

Orietta Lozano

 

 

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.