Just another WordPress.com site

La carta -Ariana- )Lady Ari(

 

 

LA CARTA

 

 

  

Escribí una carta

que no llegó a su destino,

las palabras zigzaguean

cómo el cauce de un río,

unas veces como un torrente

otras como un charco vacío.

 

Decir….decir,

nada que hoy pueda tener sentido.

Nada nuevo,

nada que cualquier mortal

antes no hubiera sentido.

¡Qué  ingenuidad ¡

¡Dios, cuánto tiempo perdido!

 

Desnudé mi alma,

desgrané una a una

las sensaciones más intimas

 una pequeña ilusión,

 el más fugaz de mis sueños,

excitantes emociones de adolescencia.

 

Hasta que un maldito día gris,

bruscamente, un ave de mal agüero

me despertó de aquel sueño,

 rumores, difamaciones

que no venían a cuento,

dejó huérfano mi corazón

de mis primeros besos.

no comprobé si aquello era cierto,

me faltó valor,

 pudo más el veneno.

 

Diluí aquel  amor

las lágrimas y los celos,

y guardé en un cajón

todos mis sentimientos,

de lo demás….

 ¡ ya se encargó el tiempo !

 

Ahora que desapareció el dolor

y no tiene nombre ni dueño,

puedo abrir el cajón

 de empolvados recuerdos,

papeles viejos, amarillentos

pedazos de un corazón

que aún sigue latiendo,

una historia más de amor

que se quedó en un cajón,

y hoy es sólo un recuerdo.

 

Si  tenemos en cuenta

lo soñado y lo vivido,

tan emocionante y tan efímero,

se queda en una anécdota

lo que fue y lo que pudo haber sido.

 

-Ariana- 

 

Anuncios

10 comentarios

  1. riochico

    Buenos días Ariana, gracias por este precioso poema, me gusta muchísimo y me conmueve aún más.
    Besos,
    Miguel Angel

    18 abril, 2011 en 11:18

    • Ari

      Gracias Miguel Angel, tu opinión tiene mucho valor para mi…Besos

      24 abril, 2011 en 17:45

  2. Una

    Que bonito Ari, sabes una cosa me siento muy identificada con lo que has escrito.
    Pásalo bien, Besitos,

    20 abril, 2011 en 0:16

    • Ari

      Me lo imaginaba amiga…se que tú también tienes guardadas en un cajón “cartas amarillas”, que irremediablente serán la memoria del pasado.

      Besos

      24 abril, 2011 en 17:55

  3. Ana

    Me ha emocionado Ari…porque también me he sentido identificada… qué torrente de sentimientos…

    …una historia más de amor
    que se quedó en un cajón,
    y hoy es sólo un recuerdo.

    Me dolían tanto desde el cajón, que acabé “dejando de guardarlas…” es como si un pedacito de dolor nunca desapareciese y no quería alimentarlo más…
    Gracias por tu belleza.
    Besos.

    1 mayo, 2011 en 12:47

  4. Ari

    Bueno emocionarse está bien…lo que no hay que hacer es dejarse llevar por las emociones, hay que distinguir entre la literatura y la realidad…confieso que simplemente he tratado de contar,con mejor o peor acierto, una historia que podría ser real, pero que no es personal.

    Tengo cartas guardadas, ni siquiera en un cajón…pero que no tienen nada que ver con esta, esa historia si que tuvo un final feliz.

    Siento tu experiencia y tu dolor, y supongo que hiciste lo mejor terminando con ellas.

    Te abrazo y te consuelo en lo que pueda…Besos

    1 mayo, 2011 en 21:13

    • Ana

      Depende de que emociones estemos hablando, es positivo y muy saludable dejarse llevar por ellas, sobre todo si son bellas… yo lo he hecho y es lo más bonito que me ha ocurrido…

      Mis cartas eran de un amor que no vivía en la misma ciudad que yo y eran cartas de amor maravillosas… pasó que se acabó esa relación y qué sentido tenía releer esas cartas ya…sino causarme dolor… ahora me gustaría tenerlas, ya ves lo que son las cosas… no tienes que lamentar nada, es ley de vida, fue un amor hermoso y romántico,que terminó, el consuelo lo necesitaba entonces, han pasado muchos años…ya no duele, no lo sientas por esa experiencia porque fue un sueño mientras duró…no creo que vuelva a vivir algo tan bello…
      Besos…

      1 mayo, 2011 en 22:50

  5. Ari

    Sabes que lo que cuenta al final es el balance que se hace, todo forma parte de nuestro bagaje, de experiencias que nos hacen crecer y que al final de todo es lo que se llama VIVIR…y aunque las historias terminen consideraté afortunada por haber vivido algo tan bello…Un abrazo

    1 mayo, 2011 en 23:23

  6. miguel

    Simplemente… precioso.

    18 octubre, 2011 en 12:18

  7. Amores de ese tipo, y a distancia como los de Ana, también los tuve. Hubo un tiempo que “los archivé” y otro tiempo en que, muy dolida y queriendo evitar todo lo que me llevase a la nostalgia o frustración de haberlo perdido, lo tiré. Creo que es lo mejor que pude hacer, aunque siga teniendo mucho de ello en mi cabeza.

    Besos, sufridoras, jajajajaja

    27 octubre, 2011 en 14:36

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s