Just another WordPress.com site

Dudas

La carta -Ariana- )Lady Ari(

 

 

LA CARTA

 

 

  

Escribí una carta

que no llegó a su destino,

las palabras zigzaguean

cómo el cauce de un río,

unas veces como un torrente

otras como un charco vacío.

 

Decir….decir,

nada que hoy pueda tener sentido.

Nada nuevo,

nada que cualquier mortal

antes no hubiera sentido.

¡Qué  ingenuidad ¡

¡Dios, cuánto tiempo perdido!

 

Desnudé mi alma,

desgrané una a una

las sensaciones más intimas

 una pequeña ilusión,

 el más fugaz de mis sueños,

excitantes emociones de adolescencia.

 

Hasta que un maldito día gris,

bruscamente, un ave de mal agüero

me despertó de aquel sueño,

 rumores, difamaciones

que no venían a cuento,

dejó huérfano mi corazón

de mis primeros besos.

no comprobé si aquello era cierto,

me faltó valor,

 pudo más el veneno.

 

Diluí aquel  amor

las lágrimas y los celos,

y guardé en un cajón

todos mis sentimientos,

de lo demás….

 ¡ ya se encargó el tiempo !

 

Ahora que desapareció el dolor

y no tiene nombre ni dueño,

puedo abrir el cajón

 de empolvados recuerdos,

papeles viejos, amarillentos

pedazos de un corazón

que aún sigue latiendo,

una historia más de amor

que se quedó en un cajón,

y hoy es sólo un recuerdo.

 

Si  tenemos en cuenta

lo soñado y lo vivido,

tan emocionante y tan efímero,

se queda en una anécdota

lo que fue y lo que pudo haber sido.

 

-Ariana- 

 


Buenas Noches Tristeza

 
   BUENAS NOCHES TRISTEZA

 La vida siempre acaba mal.
Siempre promete más de lo que da
y no devuelve  nunca el furor,
el entusiasmo que pusimos
al apostar por ella.
  
Es como si cobrase en oro fino
la calderilla que te ofrece
y sus deudas pendientes
-hoy por hoy-
pueden llenar mi corazón de plomo.


No sé por qué agradezco todavía
el beso frío de la calle
esta noche de invierno,
mientras que me reclaman,
parpadeando,
sus ojos como luces de algún puerto.
  

Por qué espero el calor que se fue tantas veces,
el deseo
por encima de todas las heridas.
 Pero acaso me calma una tibia tristeza
que ya no me apetece combatir.

 

Todo sucede lejos o se apaga
como los pasos que no doy.

La vida siempre acaba mal.
Y bien mirado:
¿puede terminar bien lo que termina?

 

-Angeles Mora –

 

 

 

 

 


Dame una esperanza )Lady Ari(